Archivos de Etiqueta: racismo

política sociedad

Berlín sale a la calle contra Pegida

El Reichstag y la puerta de Brandenburgo, apagadas contra Pegida.

 

Un tema del que se habla poco en la prensa española pero mucho entre quienes vivimos en Berlín, es el auge de Pegida (“patriotas europeos contra la islamización de occidente”), que llevan manifestándose desde que comenzó el invierno contra la islamización de Alemania: aunque dicen que no tienen ningún problema contra los musulmanes, la realidad que muestran es otra, se manifiestan con crucifijos decorados con la bandera alemana y a poco que se suelten las pocas veces que dan la cara en algún reportaje o que hablan desde el anonimato de los comentarios de internet, queda clarísimo que son anti-musulmanes y xenófobos. Su discurso se puede resumir en el escalofriante “Alemania para los alemanes, y si son cristianos, mejor”. Su líder, Lutz Bachmann, es un mirlo blanco con antecedentes penales que con sus consignas ha aunado a mucho alemán de a pie, a neonazis, y a la AfD, la extrema derecha con la que se reúnen los de Pegida esta misma semana (y ese encuentro, a muchos nos pone los pelos como escarpias).

Las marchas contra la “islamización de Alemania” están siendo multitudinarias en Dresden, donde ojo, sólo hay un 2,8% de inmigrantes (de los cuales, musulmanes son sólo el 0.1%). En Berlín, por ejemplo, los inmigrantes somos el 15%. Justo antes de Navidad, en Dresden salieron a la calle 12.700 personas a cantar “villancicos” y de paso, recordar al mundo que Alemania es para los alemanes. La catedral, la ópera y otros edificios de la ciudad apagaron las luces y colgaron pancartas pidieron a la gente que abriera los ojos. También salió a la calle otra contra-manifestación, en contra de Pegida (basta con buscar #nopegida en Twitter o Facebook para encontrar información sobre el rechazo que generan). Lo de las contramanifestaciones, es algo a lo que estamos acostumbrados quienes vivimos aquí. Por cada 10 nazis que salen a la calle, salen 100 antifascistas. Al final, la Polizei tiene que acordonar las manis con lecheras y antidistubrios para evitar los enfrentamientos. Por desgracia, aquella contramani fue anecdótica, tan sólo unos cientos salieron a la calle. En Bonn, afortunadamente, pasó justamente lo contrario.

Los lunes es el día clave de Pegida: es cuando salen a la calle, apropiándose del “Wir sind das Volk” (somos el pueblo) que coreaban los ciudadanos de la RDA contra la Stasi en los 80. Todo delirante, pero decenas de miles de personas parece que han olvidado su propia historia.

La situación es tan sangrante que Merkel encaró el problema en su discurso de Navidad, y no como hacen los políticos españoles, que pasan de puntillas (si pasan) por las cosas sin llamarlas por su nombre, sino abiertamente, pidiendo a los alemanes que no acudan a unas marchas en las que sus participantes están “están llenos de prejuicios, frialdad, e incluso odio“.

Hoy, Pegida salía a la calle en Berllín (aquí se hacen llamar “Bärgida”, en Bonn “Bogida”, Kögida en Colonia…). No sólo en Berlín, sino en toda Alemania. Y ayer ya había convocadas tres contramanis en la capital alemana. Un centenar de partidarios de Pegida no han podido avanzar desde la Rathaus porque se han quedado literalmente atrapados por los miles de contramanifestantes (que esos sí, han llegado sin problemas hasta la puerta de Brandeburgo). Pero no sólo los berlineses han dado la espalda a la xenofobia: también lo han hecho las instituciones. Durante unos minutos, la torre de televisión, la puertda de Brandeburgo y el Reichstag se han apagado en señal de rechazo (también lo ha hecho la catedral de Colonia). Berlín se ha quedado a oscuras.

feminismo música

Beyoncé no puede ser feminista

Beyoncé no puede ser feminista. No lo digo yo, lo dicen opinadores/as que parecen no querer aceptar que se puede ser mujer, joven, atractiva, segura de sí misma, y negra para más inri, y además feminista. Que no, hombre, no, que todo el mundo sabe que las feministas somos mujeres feas, gordas, amargadas y enemigas de la depilación, hasta ahí podíamos llegar. Lo dicen sobre todo hombres blancos que han crecido en heteropatriarcados con todos los privilegios que sus gónadas y sexualidad les dan desde que nacen. Los segundos, eso sí, lo suelen decir en “petit comité”, no sea que alguna feminista soliviantada ponga el grito en el cielo. Hoy me he encontrado con otra de esas críticas hechas por hombres, pero no es el primer día: desde que Beyoncé sacó su último disco, me he visto ya defendiendo varias veces (casi siempre ante un hombre) que se puede ser Beyoncé y creer firmemente en la igualdad de oportunidades. Pero que un hombre no entienda/acepte eso, es, por desgracia, el pan-nuestro-de-cada-día, ahora bien, que muchas mujeres le critiquen por declararse feminista me parece más grave  (afortunadamente, son las menos).

Si algo ha puesto en claro Beyoncé con su último disco (y ahora también con su manifiesto) es un tema que se viene hablando desde hace tiempo y que por un motivo u otro se pasa de largo, y es cómo el feminismo no ha sido inclusivo con la mujer negra.  Como bien apuntaba Mikki Kendall en The Guardian, no existe la talla única para el feminismo, o como señalaban en NPR, hay toda una comunidad de mujeres que no entienden por empoderamiento lo mismo que una larga tradición de mujeres blancas de clase media. Y parece que molesta, y mucho.

sociedad

Miss América no es blanca, ¿y qué?

Vaya por delante que no entiendo que nadie quiera presentarse a un concurso de belleza  y  ser tratado como un pedazo de carne. El drama no es que se siga celebrando un certamen cavernario, sino que por primera vez en la historia en EE.UU. no ha ganado una mujer blanca y preferiblemente rubia (este año la favorita era una militar que “ojo-cuidado-cuánta-transgresión” iba tatuada), sino una mujer de origen indio, Nina Davuluri. Y se ha liado. En twitter a muchos usuarios les parecía una infamia tener una “miss” de origen indio, o árabe, o extranjera o musulmana (que a la gente lo mismo le da que le da lo mismo, todo en el mismo saco): además de racistas, ignorantes. Parece que quienes se rasgan las vestiduras por no tener una miss WASP no saben, o no quieren saber, que en 30 años los blancos dejan de ser mayoría en EE.UU.: seguirán siendo el grupo más numeroso, sí, pero ya no serán la mayoría.

sociedad

Algunas lecturas sobre el caso de Trayvon Martin

Si alguien aún no sabe de qué va el caso Trayvor Martin es que no vive en este mundo o le interesa poco, pero si algo ha demostrado es que el racismo en EE.UU. sigue vivo y coleando y que lo de “and justice for all” de lo que tanto presumen pues muy bien sobre el papel, pero poco más si eres negro  y pobre.

De todo lo que se ha escrito estos días sobre el caso y sus implicaciones (y lo que queda), hay que leer a Questlove y Ta-Nehisi Coates (aquí un gran desconocido, pero una de las mejores firmas que se pueden leer en EE.UU. cuando se trata de temas raciales).

Aquí dejo unos enlaces:

The Banality of Richard Cohen and Racist Profiling (Ta-Nehisi Coates).

– Trayvon Martin and I Ain’t Shit (Questlove).

– That Doesn’t Mean It Doesn’t Sting Any Less (Questlove).

política sociedad

Frederick Douglass y el 4 de julio

Frederick Douglass nació esclavo y murió libre, pero no gracias a esas guerra de Secesión que desde Hollywood nos venden como buenrollista y desinteresada (a Lincoln no le interesaban los esclavos, sino la mano de obra gratis que tenía el sur y que podía hacer sombra incluso al industrializado norte… “it’s the economy, stupid”), sino porque él mismo luchó por su libertad: se escapó, hablando en plata. Y claro, no tardaron los abolicionistas en convertirle en portavos de su causa: el 4 de julio le invitaron a participar en las celebraciones de los abolicionistas y él dio un discurso al día siguiente (en las celebraciones no quiso participar) que ya es histórico y en el que venía a decir que por qué iba a tener que celebrar él el 4 de julio, que esa causa no era la suya (de hecho, lo que tampoco cuentan los discursos oficiales es que el primer muerto por la independencia de Inglaterra fue un esclavo, Crispus Attucks).

En Journos of Color, un blog que recomiendo a cualquiera mínimamente interesado en conocer la historia no oficial de EE.UU. y todo lo que tenga que ver con el racismo, recuperan ese discurso de Douglass que contiene una verdad como un puño:

No hay una nación culpable de prácticas más escandalosas y sangrientas que la de los Estados Unidos ahora mismo.

cine política sociedad

‘The house I live in’

¿Qué pasa cuando una “guerra contra las drogas” se convierte en persecución pero no en prevención? ¿Qué ocurre cuando las penas por posesión y tráfico de drogas, por pequeña que sea la cantidad, es de décadas? ¿Y cuándo esas penas recaen sobre el pobre, el más débil, y se ceban en los guetos? ¿O qué pasa cuando una ley criminaliza de forma indirecta a una raza o comunidad? Esas y otras preguntas son las que plantea ‘The house I live in‘, el documental de Eugene Jarecki que se sumerge en los efectos de la guerra contra las drogas iniciada por Nixon en los 60 y que ha logrado el dudoso récord de convertir a EE.UU. en el país con más presos del mundo. una guerra contra las drogas que además ha agudizado la exclusión social y en muchos casos hasta el racismo: la posesión de crack tiene penas mucho mayores que la de cocaína en polvo. Casualmente, esas penas se establecieron en los 80 y había mucho más consumidores de crack en la comunidad negra… por una cuestión de pobreza, porque era más barato que la coca. Ni más ni menos. Un código penal racista que ya denunció (si bien de forma tangencial) el documental ‘Planet Rock‘.

A partir de una historia particular, la de su niñera, Jarecki va tirando del hilo y entrevista a abogados, policías, celadores, médicos, jueces, psicólogos, presos y sus familiares, activistas, periodistas como David Simon, traficantes… y todo tipo de  implicados, que van desmontando las mentiras y fracasos de esa guerra y que además descubren el lucrativo negocio de las cárceles y seguridad privadas.  Se puede ver hasta el 22 de abril en el Atlántida Film Fest: hasta la fecha, lo mejor que he visto en el festival.

 

feminismo sociedad

Vender a cualquier precio

A veces me asombra la capacidad de las marcas (sobre todo de algunas que además se las dan de modernas, “jóvenes” y “progres”) para perpetuar los peores clichés, los más rancios, los de peor gusto, los que más daño pueden hacer: desde los anuncios de productos adelgazantes a las líneas de juguete color rosa para chicas pasando por esas marcas de cosméticos que contratan a Beyoncé pero a la que blanquean la piel hasta que parece blanca. Hasta para anunciar compresas los publicitarios recurren a culos perfectos en bragas de colores moviéndose con alegría (muy realista, como bien sabe cualquier mujer que esté menstruando: lo que más te apetece hacer esos días es marcarte una samba en paños menores).

Pero cuando piensas que la publicidad no puede caer más bajo, llega Ford y se cubre de gloria lanzando una campaña en la India en la que varias mujeres hípersexualizadas y maniatadas (tres de ellas, caricaturas de las Kadarshian bajo la atenta mirada de Berlusconi) están encerradas en el maletero. Una campaña que llega después de que dos mujeres hayan sido violadas en grupo en ese país, que una de ellas haya muerto y que además se haya destapado que en la India se  viola a una mujer cada 20 minutos (al menos, esa es la cifra que se ha contabilizado entre quienes denuncian). No me puedo imaginar qué pasó por la cabeza de los creativos ni de los directivos de Ford que dieron luz verde a esta campaña. Incluso si no hubiera pasado en la India lo que ha pasado, sigo sin verle la gracia. Pero aprobarlo aún después de las manifestaciones que ha habido, del clamor social, de la muerte de una mujer, se me escapa por completo. ¿No podían dar marcha atrás? No, una disculpita, y aquí paz y después gloria, ¿no? Pues no. No conduzco, pero si alguna vez lo hago, antes prefiero seguir usando el transporte público a usar un Ford así me lo regalen (de fidelización, después de todo, puede que sí sepan algo).

literatura

La literatura del “Harlem Renaissance”

Llevo un tiempo indagando, todo lo que puedo, en la literatura del Harlem Renaissance, ese movimiento cultural que nace en Harlem (con tentáculos en París y en Chicago) en los años 20 cuando por fin la comunidad negra pudo empezar a disfrutar de algunos de los derechos conquitados (que no todos). El legado del Harlem Renaissance en la música está bien documentado, pero aquí se conoce mucho menos el legado literario, que es absolutamente fascinante y rico. Se trata de autores que además aprovechan su obra para denunciar el racismo e incluso establecer diálogos entra las distintas posturas personajes mediantes: en ‘Passing‘, por ejemplo, Nella Larsen enfrenta a dos mujeres que pueden pasar por blancas. Una de ellas, lo hace incluso mintiendo a su marido, la otra, está orgullosa de su raza y no esconde su identidad. Cada una, con su decisión, asume riesgos distintos, pero sirve para mostrar que aún entonces, y pese a los logros, existía la segregación, por poner un sólo ejemplo. O  ‘Banjo’, en la que Claude McKay muestra las condiciones de vida (y sí, también el racismo) entre los exiliados en Francia y de paso establece un debate riquísimo en torno a todas las teorías que entonces estaban en boga, desde las de Booker T. Washington a las de Marcus Garvey. O Zora Neale Hurston, que en sus obras de teatro muestra, con un humor agridulce, el lado más costumbrista.

Muchas de estas obras (y autores) ni siquiera están traducidas al castellano (y si lo están, no las he encontrado o están descatalogadas), pero se pueden encontrar en Archive.org, digitalizadas a menudo por universidades norteamericanas. Son más que recomendables, al menos todo lo que he leído hasta ahora (aún tengo lecturas pendientes). Como muestra, este sobrecogedor soneto de Claude McKay: ‘If we must die” (si debemos morir – que no sea como cerdos).

If we must die, let it not be like hogs
Hunted and penned in an inglorious spot,
While round us bark the mad and hungry dogs,
Making their mock at our accurséd lot.
If we must die, O let us nobly die,
So that our precious blood may not be shed
In vain; then even the monsters we defy
Shall be constrained to honor us though dead!
O, kinsmen! we must meet the common foe!
Though far outnumbered let us show us brave,
And for their thousand blows deal one death-blow!
What though before us lies the open grave?
Like men we’ll face the murderous, cowardly pack,
Pressed to the wall, dying, but fighting back!

política sociedad

Marian Anderson

Una de las cosas que más me gusta del curso de estudios afroamericanos que estoy siguiendo es que no se centra únicamente en los grandes nombres de los que lucharon por los derechos civiles, sino que también se adentra en esas pequeñas batallas que se libraron sin grandes discursos, sino de puertas adentro, en salones, oficinas y hasta en la Casa Blanca.

Ése es justo el caso de Marian Anderson, que en 1939 se enfrentó a la prohibición de las “Hijas de la Revolución Americana” de ofrecer unr ecital en un teatro segregado y que les pertenecía (cada año cantaba en Washington, pero con su fama por las nubes los espacios en los que tradicionalmente había actuado se quedaban pequeños). Gracias a la mediación de Eleanor Roosevelt y de varios miembros de organizaciones por los derechos civiles, Anderson pudo actuar en Lincoln Memorial ante un público de 75.000 personas que, por primera vez, no estaba segregado. ¿Y cómo abrió Marian Anderson ese recital? Sencillo: reivindicando que esa “tierra de libertad” también era suya.

feminismo política sociedad

Ida B. Wells

Ya estoy con el curso de Estudios Afroamericanos y no dejo de aprender y de asombrarme, como cuando en la última ‘clase’ hablaron de Ida B. Wells, una activista pionera que luchó contra los linchamientos que se extendieron en EE.UU. tras la abolición de la esclavitud y que se siguieron produciendo hasta bien entrada la década de los años 60. A menudo incluso los anunciaban en la prensa, organizaban macabros “festivales” a los que la gente acudía, en los que había fotógrafos profesionales “inmortalizando” el momento para luego vender postales (también era frecuente que se vendieran órganos del ejecutado: orejas, rodillas, dedos, genitales…). Auténticas barbaridades que tenían lugar “in the land of the free” y contra las que Ida B. Wells ejerció toda una campaña no sólo a través de sus artículos (era periodista), sino en charlas que dio hasta en el Reino Unido. Huelga decir que Wells pronto se convirtió en persona non grata en Memphis, de donde que tuvo que huir amenazada de muerte por denunciar que esos linchamientos camuflados de venganza tras supuestas violaciones en realidad no eran más que actos de racismo.

Ida B. Wells no se limitó a perseguir los linchamientos, sino que fue una pionera en la lucha por los derechos de la mujer, para quien pedía el voto, años antes que Rosa Parks se negó a dejar su asiento en un autobús, organizó boicots junto a Frederick Douglass en la exposición mundial de Columbia por la falta de representación de la vida de los afroamericanos e inclusó creó organizaciones que luchaban por los derechos civiles de las mujeres afroamericanas (si la mujer entonces era poco más que un florero, la mujer negra  sufría directamente una doble discriminación, por género y por raza).

 

Ida B. Wells volvió a Memphis años más tarde, donde murió en 1931.