Archivos de Etiqueta: berlinversary

batiburrillo

Tres años en Berlín

Voilà, tres años ya. Hace ya mucho tiempo que quedaron atrás esos días en que me despertaba sin saber muy bien dónde estaba y en que se me hacía raro llamar “casa” a Berlín. Ahora a veces siento que tengo dos vidas que a veces ni se tocan y otras coinciden de lleno. No estás allí, pero aquí siempre tienes algo de allí. Y tanto allí como aquí seré siempre la de fuera. Luego está la eterna pregunta, que te hacen también aquí y allí: ¿piensas volver? Pero es que ésta es también mi casa, parecen olvidar. Y si algo aprendes yéndote es que no sirve de nada hacer planes. Y volver a qué, para qué y en qué condiciones. Pero la pregunta está siempre en el aire, siempre surge, y aunque nadie la formule, te ronda la cabeza. Conozco a quien se volvería mañana mismo si pudiera, y a quien cada vez ve más lejos regresar porque cuanto más tiempo pasa, aquí es menos extraño y más casa.

batiburrillo

“Berlinversary”

Pues un año ya aquí, y se me ha pasado rápido, sobre todo cuando pienso en todo lo que me quedar por ver, hacer, leer y aprender (sobre todo alemán).

Como no tengo mucho tiempo, me voy a limitar a enumerar algunas de las ideas preconcebidas a las que me llevo enfrentando este año, ideas, que en el 99% de los casos, vienen además de gente que no ha vivido nunca aquí y casi nunca fuera de su país.

– Mi vida es una fiesta continua: NO.

– En Alemania son más eficaces: NO necesariamente. Buena suerte con la instalación de internet y la burocracia.

– Berlín es baratísimo: NO. Ya no.

– Te vas de España y no luchas por tu país, es egoísmo: NO. Del concepto decimonónico de nación hablamos otro día, y de qué ha hecho mi país por mí, también, y de que sólo tengo una vida, creo que no hace falta ni hablar.

– Puedes vivir sin alemán: sí… pero NO. Buena suerte buscando piso, dentista o leyendo un menú.

– ¿Cuándo vas a volver? No lo sé, no tengo prisa, no es algo en lo que piense. La forma en que haces planes y piensas en el futuro cambia radicalmente cuando vives fuera. Además, soy feliz  aquí.