La polémica del día: el machismo en el “indie”

Últimamente no hago más que encontrarme con el debate del feminismo, no sé si es que a raíz del 15M se han despertando algunas conciencias que andaban un poco dormidas o qué, pero el caso es que ahí está.

El último dardo lo lanza El Diagonal desde una columna llamada “Machismo gafapasta” en la que se denuncia la actitud machista del indie. Hay cosas con las que no estoy de acuerdo de ese artículo, pero sí en el fondo: hay machismo, sí, pero no en el “indie” (qué manía tengo a hablar de escena, y más aún “indie”, me da mucha grima, la verdad), sino en todos los sectores de la sociedad. En todos. En la línea de autobús que cojo habitualmente sólo he visto una mujer al volante, por ejemplo. También podemos hablar de los reportajes de las “vecinitas” (¿se siguen haciendo?), de la foto de una mujer en ropa interior que saca ese diario deportivo o de la lamentable presencia femenina en el Gobierno (oh, sí, hay mujeres, ¿pero son válidas?).

En realidad, pienso que el machismo terminará el día que exista empatía. Yo no quiero una igualación por abajo, para mí no es un logro que un grupo de mujeres vaya a a un “boys” y meta billetes en el tanga de un hombre, más bien lo veo un retroceso. Al final todo se reduce a respeto mutuo y empatía. No quiero guerras de sexos tampoco, no me interesan, me agotan y no llevan a ninguna parte. Creo mucho más en ponerse en la piel del otro. Y me da igual que hablemos de “indie”, de “mainstream”, de literatura, de política o de arte. Las actitudes, son las mismas en todos los mundos, me temo.

No creo que como dice el artículo un grupo se convierta automáticamente en machista por escribir una canción vengativa. Yo misma he sentido empatía con algunas de las letras que señalan con el dedo en ese artículo, y eso no me convierte en ¿”andronista”? ¿Cómo se llama a quien odia a los hombres? Porque feminista, desde luego, no es. También se obvian en el artículo canciones en las que se ensalza a la mujer, por ejemplo, o en las que directamente se habla de política. Tampoco creo que decir que ‘Disfraz de tigre‘, que es una canción sobre una caja registradora, se pueda poner como ejemplo de empoderamiento de la mujer.

Me parece mucho más enriquecedor para todos aportar ejemplos positivos al debate, y artistas “indies” (otra vez la palabra) que no son machistas, afortunadamente los hay y ha habido: Margarita, Ginferno, Grosgoroth, Extraperlo, Los Punsetes, Delorean, Centella, Sibyl Vane, Veracruz, Za!, Uke, Diego García, Linda Mirada, Humbert Humbert…

Tal vez, es sólo una hipótesis, igual me equivoco, pero creo que podríamos llegar más lejos si además de dedicarnos al “yo acuso”, hiciéramos algo por aportar ejemplos positivos y constructivos, enseñar un camino.

Posts relacionados

19 Comentarios

  • 19/01/2013 - 23:11 | Enlace permanente

    Hola Carolina,
    ¿Has leído la “guía” que acompaña al reportaje? Va en la línea de lo último que propones: http://www.diagonalperiodico.net/culturas/guia-basica-empatia-con-mujeres.html

  • 19/01/2013 - 23:34 | Enlace permanente

    ¡Hola Carolina!
    Estoy muy de acuerdo con todo lo que dices. A mí el artículo principal tampoco me pareció el más afortunado, pero sí que abre el debate del machismo en el indie, un ¿género? ¿etiqueta? ¿cosa? que siempre se ha diferenciado del mainstream, entre otros motivos, acusando a este de machista. Lo bueno es reconocer que, efectivamente, también hay machismo en el indie, que no es algo que existe exclusivamente en la música negra y latina. A partir de ahí ya podemos hilar más fino y encontrarnos con muchos grupos indie que no son machista (como en el hip hop, e incluso en el reguetón), pero el indie, por desgracia, no está al margen.

    En cuanto al artículo que te gustaría que hubiesen escrito, según mencionas en el último párrafo, hoy me han señalado este de Laura Sales que acompaña al de la polémica y que me parece que hace justo lo que pides, a ver qué te parece ;-)
    https://www.diagonalperiodico.net/culturas/guia-basica-empatia-con-mujeres.html

    ¡Un abrazo!

    PD: al hilo de esto, hoy me he dado cuenta de que Playground debe de ser el medio musical español que cuenta con más chicas escribiendo.

    • 20/01/2013 - 0:28 | Enlace permanente

      Claro que hay machismo, en todas partes. Últimamente pineso mucho en el tema y creo que hay que tender puentes, sentarnos todos a dialogar. Hay una historia fascinante, que descubrí hace poco: Angela Davis se encaró con Ice Cube por el machismo de sus letras. Se sentaron a hablar, dialogaron… y con el tiempo han vuelto ha hacerlo y han acercado posturas. Para mí, ése es un gran ejemplo.

      El de Laura también lo he leído, claro.

      Un abrazo!

  • 19/01/2013 - 23:34 | Enlace permanente

    ¡Hola Carolina!
    Estoy muy de acuerdo con todo lo que dices. A mí el artículo principal tampoco me pareció el más afortunado, pero sí que abre el debate del machismo en el indie, un ¿género? ¿etiqueta? ¿cosa? que siempre se ha diferenciado del mainstream, entre otros motivos, acusando a este de machista. Lo bueno es reconocer que, efectivamente, también hay machismo en el indie, que no es algo que existe exclusivamente en la música negra y latina. A partir de ahí ya podemos hilar más fino y encontrarnos con muchos grupos indie que no son machista (como en el hip hop, e incluso en el reguetón), pero el indie, por desgracia, no está al margen.

    En cuanto al artículo que te gustaría que hubiesen escrito, según mencionas en el último párrafo, hoy me han señalado este de Laura Sales que acompaña al de la polémica y que me parece que hace justo lo que pides, a ver qué te parece ;-)
    https://www.diagonalperiodico.net/culturas/guia-basica-empatia-con-mujeres.html

  • 21/01/2013 - 16:50 | Enlace permanente

    Hola, Carolina!

    Extremadamente de acuerdo con lo que cuentas en el artículo, para variar: lo de “la guerra de sexos agota” se va a convertir en una de mis frases de cabecera cuando salga el tema en futuras charlas. Entre tanta pulla y tanta soberbia rockdeluxista, leer algo así alivia, de verdad.

    Pero el caso es que, desde el viernes, llevo hablando del asunto con amigas y amigos de todo pelaje (y con un marido, también), y hay algunas cosas que me gustaría puntualizar. Vamos, que si no las suelto, reviento.

    – El artículo de Laura Sales me resulta bochornoso. Lo siento, pero no creo que una lista de instrucciones para la autocensura contribuyan a mejorar nada, ni tampoco que el dictamen de una hipotética amiga feminista (no vale sólo con que sea amiga) valga como sustituto del propio criterio cuando se trata de abordar las relaciones de género teniendo un cromosoma Y. No puedo tomarme en serio a alguien que la siga y que renuncie a su propia subjetividad en favor de un manual de instrucciones. Por otra parte, en lo que respecta a sus consejos para chicas desorientadas, tengo buenas amigas a quienes la palabra “sororidad” convierte en bestias sedientas de sangre de ideóloga. Las entiendo.

    – La lista de canciones bate todos los récords de indignidad. En ella hay al menos un tema firmado por una de las coautoras del artículo, pero como da la puñetera casualidad que el tema de marras es una de mis canciones favoritas y tiene un riff de guitarra glorioso, me abstengo de abundar en el tema, y apunto que la ausencia de nombres como Vainica Doble revela una falta de memoria histórica lamentable. Por no hablar de la calidad de algunos de los temas reivindicados. Y no, Disfraz de tigre no es una canción feminista: es una canción en la que sus autores se meten con una chica que no les resulta lo bastante guay para sus estándares. Apaga y vámonos.

    – En el texto principal del artículo, las autoras confunden de una forma lamentable los puntos de vista de los autores con el de los personajes de algunas canciones. Leer a Nacho Vegas disculpándose en tono abyecto por haber escrito una letra desde la perspectiva de un hombre misógino me ha provocado una vergüenza ajena todavía peor que cuando Loquillo anunció, entre campanadas y trompetazos, que jamás volvería a tocar ‘La mataré’.

    – Esto no proviene tanto de la pieza en sí, sino de sus reacciones en Twitter: estoy hasta el coño de tanta reivindicación a Valerie Solanas. De acuerdo en que Warhol se merecía muchos tiros en el estómago, pero convertir a la susodicha en santa y mártir me parece muy objetable.

    En fin, disculpa la parrafada, pero me conoces y sabes que me nace de las entrañas. Un beso y a seguir bien.

    • 21/01/2013 - 16:58 | Enlace permanente

      ¡Plas, plas, plas, plas, plas!

      Para mí “Disfraz de tigre” siempre ha ido sobre máquinas, vocoders y cajeros.

      No más guerras de sexos, ¿verdad? Si no llevan a ninguna parte… Además, ahora va a resultar que si el arte sólo puede ir sobre relaciones en las que todo va sobre ruedas, ¡menudo coñazo! No habría ni cine. La felicidad conyugal me temo que no es gran inspiradora a la hora de crear.

      Y además, hablemos de la homofobia en el indie!!! En el heavy, en el techno, en el pop!!! Es más, en la televisión, que sólo salen estereotipos de locas que no se corresponden con la realidad.

      • 21/01/2013 - 17:12 | Enlace permanente

        Gracias :)

        Como dice Whedon, “happy people make for boring television”. Y eso a mí me vale también para la música.

        Lo de la guerra de sexos admite un matiz por mi parte: yo creo que existe, que está ahí y que no podemos soslayarla. Pero sí podemos hacer esfuerzos para superarla, o para trascenderla (uy qué palabro). A mí, lo que más miedo me da de todas estas polémicas es que, a la larga, acaban siendo llamadas públicas a la autocensura. Por otra parte, también podría hablarse de cómo las mujeres en posiciones de poder aplastan y machacan a otras mujeres en esa industria cultural de chicha y nabo sobre a la cual, a la postre, gravita el artículo.

        Y, sí, la homofobia en el mundillo indie existe y resulta rampante. En muchos casos, además, es homofobia interiorizada, que es lo peor de todo.

  • 21/01/2013 - 17:12 | Enlace permanente

    Hola Carolina
    me alegra que te encuentres el debate feminista por todas partes, señal de que por fin se escucha nuestra voz y algo empieza a cambiar. Si seguimos haciendolo bien podremos modificar tambien esa idea que subyace a tu texto que dice “yo ni machismo ni feminismo”. Hay machismo en todas partes, en el indie tambien como en otras escenas, se trata unicamente de que personas a las que nos gusta la musica y creamos en un mundo mas justo visibilicemos este asunto para poder pensar juntas y cambiar las cosas. Lo que tu llamas guerra de sexos algunas lo llamamos lucha contra el patriarcado, tu misma, pero vamos, te digo una cosa, si tu puedes expresar tu opinión en este blog agradéceselo a una feminista (que posiblemente tuvo que pelear y denunciar el machismo existente en la prensa antes que nosotras).

  • 21/01/2013 - 18:08 | Enlace permanente

    Una vez escribí un cuento en el que una mujer practicaba una felación y me dijeron que era machista. ¿Si te la chupan eres machista? Fue solo por eso, no había nada más. Practicar una felación era machista, aunque luego el tipo se lo devuelva en un maravilloso cunnilingus. Yo es que me desmayo de la estupidez.

    A veces deberíamos estar menos pendientes de si se comete o no un machismo. Imagina que escribes una historia y algo parece machista. ¿Pero la historia desprende eso o es algo puntural? Y al mismo tiempo, ¿qué pasa porque se cuente una historia machista? No se, roza la censura a veces. Te lo dice alguien que no lleva muy bien el machismo, que le da bastante asco. Pero creo que a veces se nos va de las manos.

    • 21/01/2013 - 18:19 | Enlace permanente

      No puedo estar del todo de acuerdo en lo último. Sí pasa algo por que se cuente una historia machista. Quizá, sólo digo quizá, no te lo parezca porque no te afecta. Cambia machista por racista: da igual contar una historia que hace apología del racismo de vez en cuando. Joder si pasa. Pasa un huevo. Si contamos una historia machista, vamos a ver qué intentamos contar con ello.

  • 21/01/2013 - 18:13 | Enlace permanente

    El término que buscas es “andrófobo”.

  • Pingback: The Last Dance, el blog de Elena Cabrera » En ocasiones soy machista

  • Pingback: No veas cómo duele cuando se rompe el relato « Carolink Fingers

  • Pingback: Machismo gafapasta, una vuelta más | Laespumadelosdias's Weblog

  • Comments are closed.