15-O: éxito global

Hacía ya unos días que la convocatoria global del 15-O olía a éxito y no defraudó: se habla de 500.000 personas en Madrid, 250.000 en Barcelona, 200.000 en Roma, 30.000 en Santiago de Chile y asistencia en Nueva York, Londres, Berlín, Tokio, Seúl, Viena… Los datos no están completos a esta hora, pero está claro que la convocatoria global de ayer funcionó y que hay un descontento a nivel internacional que no se puede seguir ignorando.

En Madrid (donde la #mareaverde tuvo un gran protagonismo) la manifestación transcurrió sin más incidentes que la aglomeración: a las 21:00 aún había gente tratando de llegar a Sol desde Alcalá y avanzar en cualquier dirección era casi imposible.

La tranquilidad no fue la tónica general en todas las ciudades: en Nueva York hubo arrestos, en Berlín la ‘Polizei’ usó gas pimienta contra los manifestantes y en Roma una minoría eclipsó a la mayoría cientos de miles de personas que salieron pacíficamente (circunstancia que algún diario español ha utilizado para manipular la información de forma vergonzante).

Pese a todo, los medios de todo mundo destacan la globalización de las protestas, el descontento general y la respuesta masiva de ese 99% que no se siente representado por los Gobiernos, las grandes multinacionales y el FMI que andan deciendo el rumbo de la economía y la política a espaldas de los ciudadanos.

Ayer había quienes se indignaban en Twitter cuando los londinenses decían que se habían inspirado en el movimiento de #occupyWallStreet. “¡Que se empezó aquí!”, venían a decir algunos. Falso. En todo caso, empezó en el norte de África. No olvidemos que en Sol, los primeros días, se veían carteles en los que se podía leer ‘Tahrir Square’. Y en todo caso: ¿es que la indignación tiene copyright? No. Me da igual que la gente salga a la calle inspirada por neoyorquinos, tunecinos o madrileños. Lo importante es despertar y coger fuerza a nivel global. Da igual en quiénes se inspiren los vecinos. Nadie se puede subrogar la indignación porque no es una marca, es un sentimiento colectivo, y andar con “¿quién empezó antes?” o “yo lo vi primero” es absurdo. Además, insisto, si alguien se puede apropiar la idea de ocupar las plazas es el Norte de África.

La nota absurda de la noche la pusieron en Madrid un pequeño grupo de indignados que se dirigieron a la SER con la intención de que se leyera un comunicado cuyo contenido aún desconozco y que no fue consensuado en ningún momento por la Asamblea General de Sol. Teniendo en cuenta las críticas feroces a las que se somete a la prensa, es absurdo querer utilizarla y manipularla cuando conviene (obligar a leer algo es manipulación, guste o no). Aparte de un gran contrasentido (si los medios son tan malos, ¿por qué quieres utilizarlos?) es una acción desligitimadora y que nada tiene que ver con el espíritu del 15M. Afortunadamente, esa iniciativa peregrina no ha tenido repercusión ni ha sido respaldada. Pero sería interesante que algunas personas, antes de tomar acciones equívocas en nombre del 15-M, se planteara bien qué hace y con qué apoyos reales cuenta.

Me quedo mejor con la imagen de ese grito mudo en una Puerta de Sol llena de gente reivndicativa, pacífica e indignada con motivos.

Posts relacionados

2 Comentarios

  • 16/10/2011 - 17:57 | Enlace permanente

    Buen resumen del 15 octubre y muy independiente, para la dimensión mundial que ha tenido, desde luego que no hubo muchos incidentes que lamentar, debemos celebrar este éxito.
    Juan

    • carolina velasco
      16/10/2011 - 17:58 | Enlace permanente

      Gracias.

      Estoy de acuerdo en que sí, hay que celebrar el éxito.

  • Comments are closed.