Lo que el ojo no ve

Mira la foto. ¿Qué ves? Un grupo de periodistas trabajando.

Ahora, lo que el ojo no ve: pitidos, gritos de “televisión manipulación” y un periodista, Gabriel López (TVE) tratando de mantener la calma en un directo mientras la gente le increpa y abuchea como si él fuera el culpable de todos los males.

Así no. Lo siento pero no. Salvo una chica que empezó a gritar a la gente que él también era un trabajador nadie hizo nada por respetar precisamente éso: su trabajo. Callada, y llena de impotencia, asistía a una escena que se repite en cada manifestación del 15M y que me parece tremendamente injusta. Se ataca, una vez más, a quien menos lo merece: al periodista que está a pie de calle, al que se dedica a informar de lo que sucede, a quien se mete entre los indignados y trabaja durante horas sin descanso, siguiendo todas las manifestaciones y dando cuenta de ellas.

El periodista que está en la calle no es quien decide la línea editorial del medio, no es el que más gana, es un mileurista que en muchas ocasiones simpatiza también con el 15M. No es un director montado en el euro ajeno a lo que pasa en la calle y con un nivel de vida desorbitado. Es un trabajador más. Y no sólo hay que respetarle, sino permitirle hacer su trabajo. ¿Que alguien no está contento con la línea editorial de un medio? Que no lo pague con quien menos culpa tiene, que escriba a los directivos de ese medio.

Tras la conexión en directo vi cómo el periodista bajaba el micrófono impotente, nervioso, frustrado. Aguantó el tipo durante el directo, pero tras la conexión se fue de allí y se alejó de esa gente convertida en turba. Desde el 15M se pide respeto continuamente. Yo también lo pido para mi gremio: los periodistas. No seamos hipócritas ni cortos de miras: el 15M se alimenta y nutre de las redes sociales, sí, pero sin los medios de comunicación una gran parte de la población no sabría mucho. ¿O es que todos los españoles tienen Twitter, Facebook, acceso a internet o cuenta en n-1? Cargar las tintas contra el periodista que está a pie de calle es un grave, gravísimo error. No olvidemos que hace sólo unas horas que se agredió y detuvo a un periodista por hacer lo mismo que hacía ayer Gabriel López: informar sobre el 15M.

Así que por favor, RESPETO.

Posts relacionados

3 Comentarios

  • 08/08/2011 - 20:42 | Enlace permanente

    Amén.

    • carolina
      13/08/2011 - 18:39 | Enlace permanente

      Me contaban el otro día que en las manifestaciones del 15M en Barcelona no se abuchea a la prensa, aunque se sea crítica con ella si la información que luego publican no es veraz.

  • Pingback: en letra minúscula » 15-O: éxito global

  • Comments are closed.